Seguridad en carpetas y archivos

Bueno, se supone que en este blog me iba a encargar de contar mis aventuras y desventuras con la informática, pues aquí va una:

El otro día mi padre se quejaba de que el ordenador le iba muy despacio, vamos que le tardaba en arrancar el Windows XP unos 35 minutos, dado que ahí pasaba algo raro, me fuí a su casa a echar un vistazo, revisé la Bios del ordenador, el administrador de dispositivos, le pasé el antivirus (NOD32), le pasé el Ad-aware, el Spybot Search & destroy, el spywareblaster, el …., se lo pasé casi todo, desinstale programas innecesarios, barras de herramientas, hasta quité el antivirus por si las moscas, pero seguía igual de lento, así que decidí reinstalar el Sistema Operativo, como los datos importantes los tenía en la partición D:, formatee la partición C: y reinstalé el Sistema operativo, pero seguía igual de lento, así que cambié el disco duro a la controladora RAID que viene integrada en la placa, pero con el mismo resultado, el pc iba más lento que el caballo del malo, al final solo me quedaba echarle la culpa al disco duro, por lo que me hice con uno que tenía guardado en un cajón y le instalé el sistema operativo, y voilá, arrancó bien, a su velocidad normal, vamos que tardo 1 minutillo en arracar el SO, no los 35, y aquí es cuando me encontré, como dicen los ingleses con “The big Brown”, ya que no me dejaba acceder a la carpeta donde estaban los documentos, porque los directorios de los usuarios estaban configurados para que “solo” el dueño de la carpeta pudiese acceder a ella, me fuí a las propiedades de la carpeta a ver si podía cambiar los permisos y poder acceder a ella, pero la pestaña seguridad, por algún motivo, no se encontraba donde yo la recordaba y las ideas se me habían acabado, y el estomago me decía que ó lo dejaba ó el ataque de pánico se iba a hacer realidad, así que decidí dejarlo por el momento a ver si al día siguiente con las ideas más claras se me ocurría algo.
“Dia siguiente”, me levanté, me duché y desayuné, café, tostadas con matequilla y mermelada de fresa “la vieja fábrica”, mientras decidía si despertarme ó no, porque mi cuerpo estaba levantado pero no había dormido muy bien y mi mente estaba todavía sobando como una campeona, recordé, entre cabezada y cabezada, que en Linux existe la opción de cambiar el dueño de un archivo ó carpeta, concretamente con el comando “chown”, pero en windows si os soy sincero no se me ocurría como hacerlo, en una de las oficinas donde trabajo eché un vistazo a las propiedades de la carpeta y la dichosa pestaña “seguridad” estaba allí, si, donde yo la había visto otras veces, pero como no sabía como hacerla aparecer y el abracadabra no me funcionaba, puse un mensaje en uno de los foros de Los cuadernos de Hackxcrack, y Okahei (muchas gracias otra vez si te pasas por aqu?) me solucionó todas mis dudas, y como decía mi bisabuela “es de bien nacido, ser agradecido”, ahí tenéis la solución:

Lo primero es habilitar la pestañita “seguridad” y para ello, abrimos el Explorador de Windows, Herramientas, Opciones de carpeta, pestaña “ver”, y desmarcarmos “utilizar uso compartido simple de archivos”.

Una vez hecho esto, pulsas en propiedades, y en la ventanita que te salga le das al botón avanzada, ahí hay una pestaña llamada propietario con la que puedes tomar propiedad de la carpeta en cuestión, acceder a los archivos y hacer lo que quieras con ellos.

El tiempo que me llevó arreglar el ordenador entre instalaciones, pruebas y demñas pitos y flautas fué de unas ocho horas, tiempo que aproveché entre otras cosas para empezar a leerme otra vez “Sin noticias de Gurb” de Eduardo Mendoza y me vi en video “El cuervo” , “Desafio Total” y “Desmadre a la americana”, estuve a punto de ponerme “Uno de los nuestros”, pero terminé de arreglar el ordenador, así que otro día será.