memory stick – llave usb – disco usb o como quieras llamar

Yo prefiero llamarlo Disco USB, aunque no sea un disco, es el sustituto del todavía superviviente disquete de 3.5 pulgadas y 1,44 Mbytes. La primera vez que me interesé por un disco USB, hará un año ó dos, me costó 150 € uno de 512 Mbytes, que enseguida llené de los distintos programas que habitualmente uso, Winzip, winrar, openoffice, acdsee, norton ghost, acrobat reader, etc.. antes de comprar el disco usb, usaba un miniCD-RW de 180 Mbytes y 8 cm de diámetro que iba actualizando de vez en cuando y que debido a su tamaño me cabía en la cartera con su funda rígida y todo, yo había estado esperando a que los modelos de 512 Mbytes costaran más baratitos pero al final no pude resistirlo y me lo compré, la verdad es que ya no lo uso, pero es que lo cambié por un Disco duro externo de 2.5″ y 40 Gigabytes que compré por piezas, más en concreto en dos piezas (caja externa para disco duro de 2.5″ y disco duro de 40 Gigabytes de 2.5), que lógicamente no es tan transportable como un disco USB pero teniendo en cuenta que ya me había hecho con un bolso-mariconera, el tamaño no es tan importante. Bueno, la verdad es que me estoy llendo por las ramas, la cuestión es que ahora mismo por los 150 € que me gasté hace un par de años te compras un disco USB de 2 Gigabytes ó incluso un disco USB de 256 Mbytes con su sistema operativo (Linux ) incluido ó un disco USB de 256 Mbytes con lector de huellas digitales, aunque no se que tal funcionará si te cortan el dedo, lo mejor es no pensar en ello.