De tapas por Madrid

Navegando por un mar
me encontré con un barco de colegas,
machacaban sus guitarras en cubierta
y tocaban heavy metal.
Con la ayuda del guitarra,
el bateras y el bajista,
compusimos un himno
pa alegrar la vida a nuestros colegas.
Compusimos un himno
pa alegrar a los colegas,
en el mar de la caña,
con el viento en las velaaaaaaaaaas.

Bueno despues de esta pequeña introducción os recomiendo encarecidamente que visitéis el Blog, La cuchara, dedicado a hacer comentarios sobre todo tipo de restaurantes, bares, tapas y tugurios de Madrid.

y para terminar….

Un mal día de tormenta,
el bateras, que estaba de vigía en la torreta,
trajo malas noticias:
se veía un barco de pijos a babor.
Dispusimos los cañones
que disparaban solos de los judas,
pero los pijos nos vencieron
porque tienen la radioformula y el sistema.
Perdimos la batalla,
sangramos por las tachas,
vamos al otro mundo
y allí seguiremos metiendo caaaaaañaaaaaaa.
mientras al barco de colegas
se lo tragan las olas,
cantamos ‘a capella’
una canción de manowaaaaaaaaaaar.

9 comentarios en “De tapas por Madrid

  1. A ver si me entero que me parece a mi que el administrador me esta vacilando. Es la tercera vez que intento introducir un comentario. Las dos primeras escribí de manera fina y elegante, como el mismisimo Cervantes, pero como estoy hasta los huevos lo diré claro: “Enlace cojonudo, yo añadiría los del barrio, a saber, La Montería y La Cañería. Localizado otro. Barrio Barajas, tapas de coña, pantalla gigante para el fútbol, de barrio. Me sacudí unas mollejas el otro día que no te imaginas. Creo que el dueño percibió mi entusiasmo cuando me vio limpiar el plato a base de mojetes de pan. Los boquerones en vinagre espectaculares. No recuerdo el nombre pero prometo añadirlo mañana.”
    Saludos.

  2. He tardado pero es que a veces cuesta hacer memoria.
    El sitio en cuestión se llama Bar Torres y está en la calle once de la colonia Pegaso, pegado a una zona de nueva construcción que se llama el polígono de las mercedes muy cerca de Barajas pueblo. Los dueños son de esas personas que se sienten orgullosos de su trabajo y hacen todo lo posible por que te sientas cómodo y bien atendido, es decir, en el extremo opuesto a “Cañas y tapas”. La verdad es que he estado tres veces, y las tres estaba hasta arriba de gente que parecía del barrio, lo cual me inspiró confianza pues estos sitios sabes que siempre funcionan de la misma forma, que te puede gustar o no, pero que no tienen un día bueno y tres malos, con lo cual si llevas a alguien quedas bien. Las raciones son generosas y de calidad, al menos para mis cánones, y las cuatro o cinco cosas que he probado me gustaron: mollejas, patatas bravas (en su punto, que pican no que abrasan), boquerones en vinagre y alguna que otra cosilla. Con bastante ambiente, sobre todo cuando hay partido (de lo que sea) y sin quejas. Para mi gusto es de los sitios cuyos dueños no deberían jubilarse núnca.

  3. No había entrado yo nunca aquí. Moooooola, que diría Bart Simpson.

    Hablando de mollejas, y aunque el precio sube considerablemente, en De María las ponen de auténtico escándalo. Pero de morirte.

    Pero, como la cosa va de antros y demás, voy a recomendar una que a lo mejor conoceis pero que tiene todo su encanto. Se llama la Taberna de Antonio Sánchez, en la calle Mesón de Paredes, muy cerca de Tirso de Molina.
    Es una de las más antiguas de Madrid, y puedes comerte unas tapas sentado bajo unas caricaturas de Zuloaga (originales) entre otras cosas. Muy recomendable. Especialmente ricos los callos.

  4. Buenos días, navegantes. Tenía ganas de escribir para comentar el último restaurante que me ha gustado tanto como para recomendarlo. Se llama Or-Dago y, como su propio nombre indica, es un Asador Vasco tradicional, que lleva más de 35 años funcionando en Madrid. Muy pequeño (apenas 10 mesas) y acogedor, su cocina se basa en una materia prima de primer nivel: carne roja espectacular, rodaballo de saltarse las lágrimas y un changurro (o txangurro como escriben por ahí) muy recomendable. Postres y buen vino de la casa (Rioja Crianza), por un precio relativamente asequible, habida cuenta de cómo están las cosas: 45 euros.

    Detalles:

    Restaurante Or-Dago
    c/ Sancho Dávila, 15 (muy cerca de la Plaza de las Ventas)
    Tlf: 91 356 71 85

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s