Aquellos maravillosos años: “La palma”

Coño, vaya título más moñas me ha salido, bueno que más da, pues estaba leyendo el blog de Alex de la Nuez y me he encontrado con un post que me ha hecho recordar cuando era pequeño y la mayor inquietud que tenía en la vida era completar mi maldita colección de cromos, para ello había varias formas que voy a detallar a continuación por si a alguien se le ha olvidado:1.- Comprar muchos paquetes en el quiosco y esperar que te salga la colección entera, no se mucho de estadística, pero estoy seguro que para terminar una colección de cromos comprandola simplemente tienes que tener mucha pasta y creo recordar que por aquella mi sueldo no superaba las 100 pesetas a la semana y de ahí tenía que sacar para los cromos, las chucherías, las palmeras, las maquinitas de los cojones, y un largo etc…, si, son todas cosas sin importancia pero yo a esa edad al resto de las cosas no le daba mucha importancia.2.- Despues de comprar varios paquetes irremediablemente te salía algún cromo repetido, y para que sirve un cromo repetido, pues para cambiarlo por uno que no tengas ó por uno que sepas que le interesa a otra persona.3.- Otra opción era visitar a “Pirulo”, que era un tipo que tenía una tienda y te cambiaba cromos, claro está bajo sus leyes de mercado, si el cromo que le pedías estaba muy solciitado, tenías que darle dos ó tres de menor valor y cosas así, un auténtico usurero ó empresario según el prisma desde el que lo mires.4.- Otro método era jugarte tus cromos a “la palma”, que era un juego bastante sencillo, tú tenías tus taquito de cromos y otro compañero de la escuela, tenía otro taco de cromos, pues bien, se trataba de apostarte 1, 2 ó más cromos y ponerlos en el suelo, le dabas con la palma de la mano y te llevabas los que se daban la vuelta, este juego por supuesto tenía variaciones, como la más cruel que era la temida “No vale retirarse”, que no era otra cosa que jugar hasta quedarte sin cromos ó con los cromos de tú adversario, por supuesto jugando a “La palma” había mucho picarón y ya se empezaba a ver quien tenía madera de actor ó de trilero, claro está, yo por suerte ó por desgracia siempre he sido bastante hábil con las manos y a pesar de que tuve varias malas rachas conseguí acabar algunas colecciones gracias a “La palma” además de una ingente cantidad de cromos que de un día para otro regale a un colega porque simplemente estaba hasta los huevos de acumular cromos y sobre todo de golpear la mano contra el suelo, coño, visto así parece una gilipollez, bueno, era otra época y no había Playstation, bueno, luego llegó el Comodore y el spectrum pero esa es otra historia para otro post

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s