lalala

No, no me he vuelto de repente fan de Masiel, es el nombre de lo que llama ionlitio, “Movimiento Lalala”, copio y pego:

Seguro que os ha pasado más de una vez. Después de un buen rato buscando algo en Google, llegas por fin a una web que parece tener exactamente lo que buscas: un fondo de pantalla, una fotografía en alta resolución… pero ¡oh sorpresa! ¡sólo está disponible la descarga para usuarios registrados! Sin embargo, en la web nos animan diciendo “el registro es gratuito y sólo te llevará unos minutos”.

La pregunta es: si es gratuito, y por tanto todo el mundo tiene acceso al mismo, ¿para qué me haces perder unos minutos de mi tiempo rellenando un estúpido formulario? ¿para recopilar direcciones de email?

Tengo un amigo que suele registrarse en este tipo de webs utilizando siempre el mismo nombre de usuario y la misma contraseña: “lalala”. Gracias a esto, cada vez que llego a alguna web que exige registro, pruebo a usar dichas claves para ver si mi amigo ha creado una cuenta antes, con el consiguiente ahorro de tiempo que esto me supone. Con el tiempo hemos convertido este uso de una cuenta compartida en una practica habitual.

La sorpresa vino cuando ambos descubrimos que esta practica también funciona en webs en la que ninguno nos habíamos registrado previamente (por lo tanto, hay más gente que usa dicho nombre de usuario). Así que me pregunto ¿por qué no, aprovechando las posibilidades virales de internet, convertir esta practica en algo global?

Con este pensamiento en mente, nace el movimiento que he bautizado como “usuario lalala”. Dicho movimiento pretende extender el uso de este nombre de usuario y contraseña en todas las webs donde haga falta registro. Así, si llegas a una web que solicite registro, podrás probar a usar dicha cuenta. Y si no funciona, lo que debes hacer es registrar tú mismo dicho nombre de usuario y contraseña para que, la próxima vez que alguien llegue a la web y se tenga con el mismo problema, lo encuentre resuelto.

¿Por qué usamos “lalala”? Por dos razones. La primera y fundamental, porque es fácil de recordar. La segunda es porqueque tiene seis caracteres, que es la longitud mínima necesaria que exigen muchos formularios de inscripción. Para ello estableceremos una serie de…

Pautas del movimiento:

* Promover la creación de una cuenta con los siguientes datos:

nombre de usuario: lalala

contraseña: lalala

en todas las webs y foros de registro gratuito, de manera que, al ser conocidas por todo el mundo, dicha cuenta pueda ser usada por cualquier usuario que no desee perder el tiempo en registrarse.
* En caso de que la contraseña deba ser distinta del nombre, o tenga que contener números por seguridad, utilizaremos:

nombre de usuario: lalala

contraseña: lalala99

Y ya está. Recordando esta dos combinaciones, deberíamos poder acceder a cualquier web de registro gratuito (si alguien ha creado la cuenta antes) y si no, como ya he dicho, debemos crearla nosotros, contribuyendo así al movimiento. ¿Sencillo, verdad? ¡pues anímate a difundirlo!

¡Pasa esta iniciativa a todos tus contactos! ¡Publícala en tu blog! ¡Envíala por email! ¡Coméntaselo a todos tus amigos! ¡Acabemos de una vez por todas con el engorro de registrarnos en tropecientas webs en las que solo vamos a entrar una vez en la vida!

La verdad es que al principio, cuando lo he leido en hmmm, no le he dado mucha importancia, pero he tenido que entrar en un foro donde no estaba registrado y me he acordado, pues ya había alguien registrado como “lalala”, así que me he decidido a publicarlo, Ala!!, todo el mundo a cantar “lalalalala…..”

2 comentarios en “lalala

  1. Pues la verdad, es que ni le había dado importancia, lo he usado ya en varias webs y aparecen las direcciones de los que han dado de alta la cuenta, aún así, empezaré a poner la que has dado de alta

Los comentarios están cerrados.